lunes, 27 de agosto de 2018

El conejo y su amigo el elefante


Érase una vez un conejo muy bonito y bueno, tenía un gran amigo que se había perdido en el bosque de las palmeras gigantes, no se podía ver nada.
Detrás de una, había un elefante que se estaba riendo con una trompa enorme, no paraba de reirse, de momento el día soleado comenzaba a nublarse.
El conejo quería bañarse en una piscina pero viendo el día tan feo, quedó un poco decepcionado. 
Aún así le había gustado mucho la experiencia, y colorín colorado este cuento se ha acabado. 

FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Simbad el marino

Érase una vez, en Bagdad, un joven que era muy humilde llamado Simbad. Como trabajo se dedicaba a cargar de un sitio a otro unos paquetes...