lunes, 25 de febrero de 2019

Hércules llega a Andalucía


HÉRCULES LLEGA A ANDALUCÍA.


En unas tierras muy, muy lejanas, vivía un niño llamado Hércules. A Hércules le gustaban mucho los animales, todos eran sus amigos, pero los mejores, a los que él más quería y nunca se separaba de ellos eran dos leoncitos preciosos. Se llamaban “Leoncio” y “Poponcio”. Los tres amiguitos siempre estaban juntos, hasta dormían en la misma cama.

Una mañana, Hércules se despertó el primero y llamó a sus dos amigos:
¡Leoncio, Poponcio, levantaros! Hoy tengo una sorpresa para ustedes, nos vamos a ir a dar un paseo en barco por el mar.
A nuestros amigos les gustaba mucho viajar en barco por el mar, así que medio dormidos se fueron a lavar la cara y comer un poco antes de emprender el viaje. Se montaron los tres en el barco y remando, remando se fueron muy lejos de la orilla.

Como se habían levantado muy temprano los tres se quedaron dormidos en el barco. Al despertar se dieron cuenta de que ya no veían la orilla, se habían alejado mucho y aunque Hércules era un niño muy valiente y fuerte, tuvo un poco de miedo al verse solo en el mar, se acurrucó junto a los dos leoncitos y así estuvieron hasta que llegaron a una playa que no conocían
Era una tierra muy bonita con un campo muy grande de color verde que estaba lleno de olivos y viñedos. A nuestro amigo Leoncio, le gustaba mucho el color verde y por eso se fue corriendo por el campo que tenía su color favorito.
¡ Yupy, que campo tan bonito!. ¿Nos podemos quedar a jugar un ratito?
Los tres amigos que eran muy curiosos comenzaron a correr por aquellas tierras. No encontraron a nadie y siguieron caminando y caminando buscando una casita donde quedarse.

- ¡Que tierra tan bonita! - Dijo Hércules.
- ¡Sí, y que campo tan verde! - Dijo Leoncio.
A nuestro amigo Poponcio, lo que más le gustó fue el color blanco de la espuma de las olas del mar.

-¡ Tengo una idea!- Dijo Hércules. Como a Leoncio le gusta el verde del campo y a Poponcio el blanco de la espuma, nos construiremos unas casitas blancas en el prado verde y así tendremos los dos colores que os gustan.
- Pero no sabemos qué tierra es esta y cómo se llama- Dijo Leoncio.

- Bueno, sabemos que tiene olivos y un campo muy verde, nosotros vamos a construir casas blancas y le pondremos un nombre a todas estas tierras.

Los tres amigos pensaron y pensaron, hasta que se pusieron de acuerdo en llamarla Andalucía. Desde entonces la bandera de Andalucía es blanca y verde como les gustaba a Leoncio y Poponcio y en su escudo está la foto de los leoncitos junto a Hércules, porque fueron ellos los que descubrieron Andalucía.

FIN

Cuento de: M ª Ángela González Caballero (1994).
Ilustración: Ana Holguín Paniagua (1999).

lunes, 27 de agosto de 2018

Las aventuras de las letras.


La letra es la letra más aventurera, un día fue a la selva de África y estaba súper contenta, de repente escucha un grito diciendo...
- ¡SOCOOOORRO, ayudadme por favor!

La letra A se preguntaba:
-¿Qué puede estar pasando?

Vio un escarabajo muy pequeñito atrapado en la tela de una araña. La letra A decidió salvarle, pero ¿qué pasó?, de momento se encontró con la araña, era enorme y daba mucho miedo. No era una araña cualquiera, era la araña más grande que había visto nunca en todo el mundo. La araña se acercaba mucho a la letra A y la letra A estaba súper asustada.

Haciendo mucho esfuerzo pudo quitar al escarabajo de la tela de araña, el escarabajo le dijo a la letra A:
- Muchísimas gracias por haberme salvado. ¿Cómo te llamas?

Y la letra A le dijo:
- Me llamo A para los amigos. ¿Y tú, cómo te llamas?

El escarabajo respondió:
- Me llamo Quiqui, encantado de conocerte.

Los dos se hicieron muy amigos, y colorín colorado este cuento se ha acabado.

FIN.



El conejo y su amigo el elefante


Érase una vez un conejo muy bonito y bueno, tenía un gran amigo que se había perdido en el bosque de las palmeras gigantes, no se podía ver nada.
Detrás de una, había un elefante que se estaba riendo con una trompa enorme, no paraba de reirse, de momento el día soleado comenzaba a nublarse.
El conejo quería bañarse en una piscina pero viendo el día tan feo, quedó un poco decepcionado. 
Aún así le había gustado mucho la experiencia, y colorín colorado este cuento se ha acabado. 

FIN.

jueves, 31 de mayo de 2018

La mejor batalla



El mago eléctrico, el mago de la carta especial y el mago legendario comenzaron una batalla en 3, 2, 1..... ¡CORRE!

Empezaron a caminar y caminar, se encontraron con leones, tigres, panteras y leopardos.

La partida había comenzado en ese instante, el mago eléctrico decidió pelear primero, lanzó gigantes, fuego y todo lo que tenía en su poder, así que le quitó todas las coronas habidas y por haber a los magos legendarios...

Colorín colorado este cuento se ha acabado.

FIN.

El mejor cuento

Érase una vez un príncipe que estaba en un castillo muy grande, allí tenían de todo y eran muy ricos ya que tenían gran cantidad de diamantes y mucho oro.
Entonces ocurrió algo... vieron a un hombre en el bosque, desde la ventana del castillo.

- El príncipe dijo: ¿Qué tal si ayudamos a aquel muchacho?

Bajaron por las escaleras hasta llegar a la puerta, el príncipe le dio algo de comer ya que parecía un poco hambriento.

- El hombre le preguntó: ¿Por qué le das comida?, a lo que el príncipe le respondió:

- Porque parece que llevas días sin comer.

Hicieron un pícnic y resulta que cuando el príncipe llegó al castillo, se dio cuenta que no quedaba comida. Tuvo que ir al supermercado a comprar.

Moraleja: cuando veas a alguien hambriento, puedes darle comida, pero no tanta porque sino te quedarás sin comer.

FIN.

jueves, 3 de mayo de 2018

La casa casera junto a un río

Era un día soleado, estaba en un río con mis amigos divirtiéndonos. Fuimos de picnic al río, uno de los amigos se dispuso a preparar la mochila. 

Dicidieron hacerse una casa casera cerca del río, todos juntos. 

Tres días después ya habían acabado la casa, estaba hecha de madera y un trozo de cueva.

- ¡Oh no! gritó uno de los amigos. La gente deja las cosas por el suelo, muebles, sillas, etc. 

- Qué bien, podemos formar tres camas con la madera, vamos a montar también una cocina. 

En veinte días, cincuenta y nueve minutos y cuarenta segundos después, habían construido la casa, nos quedamos a vivir desde ese día. Ya habían pasado veinte años. 

- Le voy a pedir a mis padres cuarenta euros para un coche, dijo uno de los amigos.

- Bien, ¡Vivaaaa!

Nos visitaron gente y ganamos mucho dinero, podían entrar personas de todas las edades.

FIN.

El perro alegre

Había una vez un perro que siempre estaba alegre y siempre se iba con el dueño al parque a jugar con su pelota y se divertía mucho con su dueño Pablo.

Había más perros y todos ellos jugaban juntos, junto con todos esos perros se encontró una perrita de la que se enamoró. 

Se fueron juntos para su casa por el camino.


FIN.

Hércules llega a Andalucía

HÉRCULES LLEGA A ANDALUCÍA. En unas tierras muy, muy lejanas, vivía un niño llamado Hércules. A Hércules le gustaban mucho los ani...