jueves, 3 de mayo de 2018

El perro alegre

Había una vez un perro que siempre estaba alegre y siempre se iba con el dueño al parque a jugar con su pelota y se divertía mucho con su dueño Pablo.

Había más perros y todos ellos jugaban juntos, junto con todos esos perros se encontró una perrita de la que se enamoró. 

Se fueron juntos para su casa por el camino.


FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Simbad el marino

Érase una vez, en Bagdad, un joven que era muy humilde llamado Simbad. Como trabajo se dedicaba a cargar de un sitio a otro unos paquetes...